¿Siempre correteando a tu contador?, Tips para empatar sus requerimientos con los tuyos

Escoger a un buen contador para tu empresa quizá no sea tan importante como escoger esposa, pero definitivamente es algo muy cercano, para que cuentes con su asesoria para conocer los documentos a tramitar para poner tu empresa, hasta para realizar los pagos de tus obligaciones fiscales a tiempo.

El contador idóneo puede hacer muchas cosas además de preparar tus declaraciones ante Hacienda, puede asesorarte para tomar mejores decisiones administrativas para el buen desarrollo de tu empresa, para la gestión de la nómina o incluso ayudarte en asuntos relacionados con tus inversiones personales.

¿Necesitas una solución más sencilla y rápida para el sistema de factura electronica? Visítanos: www.factura-e.mx

Consulta nuestra calificación en https://www.facturacion-e.net/facturacion-electronica/los-mejores-proveedores-de-facturacion-electronica/

Por otro lado, el contador incorrecto puede costarte no solo dinero, sino también problemas con Hacienda y hacer que pierdas la oportunidad de realizar un buen ahorro fiscal y que todo esto se derive inclusive hasta en problemas de salud.

Pero si tienes la suerte de contar con un muy buen contador, no todo termina ahí, es muy importante que tu relación laboral e inclusive personal, siempre sea de lo más asertiva posible, esto se reflejará en un cumplimiento adecuado de tus obligaciones fiscales, en un ahorro en tus finanzas y en menos dolores de cabeza, tanto mensuales como anuales.

Para lograr lo anterior, a continuación te damos algunos consejos para lograr lo anterior de una manera muy sencilla:

  1. De ser posible, aprende de memoria las fechas de tus declaraciones. Infórmate con tiempo acerca de tus declaraciones parciales, anuales e informativas, aprende de memoria las fechas y date a la tarea de preparar todo con anticipación, y conjuntamente con tu programa de factura electronica hacerlo de una forma sencilla y a tiempo.
  2. Provoca una amistad con tu contador que te permita comunicarte mejor con él. Cuando ambos se encuentren bajo presión por causa de las prisas, esto por hacer declaraciones fiscales de última hora y contra reloj.
  3. La peor pregunta es la que no se hace, nunca le digas a tu contador que entendiste algo si no fue así. Muchas cosas se arreglarían rápido si tuviéramos la humildad para reconocer que no entendimos algo y sobre todo para preguntar las veces que sean necesarias hasta tener clara la información, por eso en muchas ocasiones, recorremos grandes distancias para  entregar documentación equivocada, misma que provoca pérdida de tiempo, problemas y mucha tensión entre tu contador y tú.
  4. Evita la exigencia hacia tu contador y entiende que tú no eres su único cliente o el centro de su universo. Infórmate de manera adicional para hablar el mismo idioma con él y así evites que tenga que explicarte todo desde el principio, perdiendo así tiempo invaluable.
  5. La mayoría de los problemas se dan debido a las  prisas (o por hacer todo a la ultima hora), y el contador por lo regular tiene que arreglarlos junto con los problemas de sus demás clientes, entiende su tensión y ayúdalo en todo lo que puedas.
  6. El que se enoja, pierde.
  7. Si correteas a tu contador, en el mayor de los casos habrá sido debido a que no entregaste sus requerimientos en tiempo y forma, si aprendes las  fechas y preparas todo con anticipación, si te informas por tu cuenta para complementar la información que tu contador te dé y entender así mejor sus instrucciones, los resultados al final serán muy diferentes.

Si tienes en cuenta que no eres su único cliente y si te pones en su lugar para entenderlo mejor, dicha persecución no tendrá lugar y aunque se escuche algo extraño, tú y tú contador…  serán felices para siempre.

 

Deja una respuesta